lunes, 6 de febrero de 2017

ESTACION CAMPODONICO - FCPBA - TAPALQUE


Después de la sorpresa inesperada del hogar salesiano, el camino dobla a la derecha, un camino difícil y de poco transito, casi sin huella ya, pero que deja ver la presencia ferroviaria de manera bien nítida... al fin!!!
Ohhhh mira bien, allí, entre los árboles, se divisa apenas el tejado de la estación!!!
Como veras, no fue nada fácil llegar hasta ella, el pastizal esta altisimo ademas de seco en varios sectores...
A la pucha... que sorpresa mas grande!! con ustedes, la estación Campodonico del Ferrocarril Provincial. Nada que ver en la arquitectura con sus hermanas del mismo ramal... 
La vereda del anden y la inconfundible linea de plátanos que siempre son parte de las estaciones de este ferrocarril.
Increíble el buen estado en que se encuentra la edificación, a pesar del marcado abandono que tiene.
Mira lo bien que se conserva la madera, a pesar del paso del tiempo y la falta de cuidado!
Todo es abandono en la estacion Campodónico amigos.
Por acá alguna vez pasó un tren, es mas, por acá alguna vez hubo vías. El Ferrocarril paso a inicios del novecientos. Unía La Plata con Olavarria. En los sesenta no solo fue clausurado, sino también levantado, con la clara intención de quitarlo por completo del sistema. Y por supuesto, a nadie le importó el gran daño que con ello se le hizo a los pueblos, y por extensión, a sus habitantes.
Imposible no abstraerse con semejante belleza, el cardo de castilla a punto de expulsar su semilla...
Te cuento algo, casi todas las estaciones que comprenden este ramal, son de material y muy estéticas a la vista, con sus frontis que todavía lucen, orgullosas, las siglas del ferrocarril Provincial, sin embargo, vaya a saber por qué razones, Campodónico y su vecina, Covello, son idénticas, construidas en madera. La distancia entre Velloso y Ariel, las contiguas y de material, distan a muchisimos kilómetros, por lo que no puedo pensar que estas fueron añadidas al ramal, como provisorias, porque son enormes... bueno, tal vez se diluya ese misterio y alguna vez sepa la explicación a semejante curiosidad.
Con la mirada en el gran galpón, desandamos el camino para despedirnos, no solo de la estación, sino también del paraje... vaya sorpresas que encontramos y vaya desilusión encontrar cerrada la pulperia, pero... como decimos siempre los viajeros, es una perfecta excusa para regresar algún día!! ahora, a retomar el camino hacia la ruta 51... que encontraremos??? ahhh... arregla el mate y vemos nomas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada